Existen diferentes sustancias químicas en la industria que pueden producir corrosión en tus instalaciones, muchas veces desconocemos que hay soluciones efectivas para evitar la corrosión de nuestros sistemas de tuberías como lo son los recubrimientos internos.

En este articulo explicamos cuales son algunas de las sustancias altamente corrosivas que pueden dañar tu equipo y provocar rupturas que, por consiguiente, causan accidentes y fallas en la producción. Si tu manejas alguna de las mencionadas en tu empresa, es necesario que este precavido y conozcas las soluciones que ofrece SIESA.

Ácido clorhídrico

De fórmula HCl, y conocido también como ácido muriático o aguafuerte, es común extraerlo de la sal marina, o durante la quema de ciertos plásticos. Es sumamente corrosivo y de pH inferior a 1, por lo que se emplea como solvente, como disolvente industrial o como catalizador en la obtención de otras sustancias químicas.

Ácido nítrico

De fórmula HNO3, es un líquido viscoso de uso común como reactivo en el laboratorio, pues forma parte de los elementos que componen el Trinitrotolueno (TNT) o diversos fertilizantes como el nitrato de amonio. También se lo puede encontrar disuelto en la lluvia ácida, un conocido fenómeno medioambiental consecuencia de la polución del agua.

Ácido sulfúrico

Su fórmula es H2SO4 y es uno de los productos más elaborados del mundo entero, ya que se emplea a menudo en la obtención de fertilizantes, o para sintetizar ácidos, sulfatos o incluso en la industria petroquímica. También es útil en la industria de los aceros y en la fabricación de todo tipo de baterías.

Ácido fórmico

Conocido como ácido metanoico y de fórmula CH2O2, es el más simple de los ácidos orgánicos, segregado a menudo por insectos como la hormiga roja (Formica rufa) o las abejas como mecanismo tóxico de defensa. También es producido por las ortigas, o en la lluvia ácida por polución atmosférica. En pequeñas cantidades puede ocasionar irritaciones menores, pero a pesar de ser de origen natural es un corrosivo fuerte.

Ácido acético concentrado

De nombre ácido metilcarboxilo o ácido etanoico y fórmula química C2H4O2, es el ácido del vinagre, que le confiere su sabor y olor agrios característicos. Es también un ácido orgánico, como el fórmico, pero es sumamente débil por lo que sus aplicaciones son variadas y con menor riesgo. Aun así, en concentraciones muy altas podría resultar peligroso para los sistemas de tuberías.

Cloruro de Zinc

El cloruro de zinc (ZnCl2) es un sólido más o menos blanco y cristalino muy soluble en agua, de amplias aplicaciones en la industria textil y como catalizador en laboratorio. No es particularmente tóxico, pero ante la presencia de agua reacciona de forma exotérmica, (incluso la que se haya en el aire ambiental) y puede ser particularmente corrosivo, en especial ante la celulosa y la seda.

Cloruro de Aluminio

De fórmula AlCl3, se trata de un compuesto que tiene propiedades ácidas y básicas al mismo tiempo, dependiendo de en qué se lo diluya. Es un pobre conductor eléctrico y tiene un punto de fusión y ebullición bajos, por lo que se utiliza en procesos químicos como catalizador de reacciones, en la conservación de maderas o en el cracking del petróleo. La exposición a este compuesto es sumamente nociva los metales, incluso en ceros inoxidables.

Trifluoruro de Boro

Su fórmula es BF3 y es un gas tóxico incoloro que forma nubes blancas en aire húmedo. Se le emplea frecuentemente en laboratorio como ácido de Lewis y en la obtención de otros compuestos con boro. Es un corrosivo de metales muy fuerte, que en presencia de humedad puede comerse el acero inoxidable.

Hidróxido de Sodio

La soda cáustica o sosa cáustica, de fórmula NaOH, existe como sólidos blancos cristalinos e inodoros, cuya disolución en agua o un ácido genera grandes cantidades de calor. Se emplea en porcentajes más o menos puros en la industria papelera, de los tejidos y de los detergentes, así como en la industria petrolera.

Hidróxido de Potasio

Conocido como potasa cáustica y de fórmula química KOH, es un compuesto inorgánico sumamente desecante, cuya corrosividad natural es aprovechada en aplicaciones como saponificador de grasas (en la obtención de jabón). Su disolución en agua es exotérmica, es decir, genera energía calórica.

Hidruro de Sodio

De fórmula NaH, es una sustancia muy poco soluble de color transparente, clasificado como una base fuerte. Además de eso es un poderoso desecante, ya que almacena enormes cantidades de hidrógeno, por lo que es altamente cáustico y empleado como solvente.


¿Que sustancias provocan la corrosión? Segunda parte…

Fuente: https://www.ejemplos.co/20-ejemplos-de-sustancias-corrosivas/#ixzz5w7QyCJvq

Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe artículos relevantes, anuncions a eventos e información importante del sector.

Muchas gracias. Estamos en contacto.