En este articulo continuamos con la mención de otras sustancias corrosivas que existen dentro de las diferentes industrias, si no has leído la primera parte te sugerimos que la leas ahora.

Hidróxido de Potasio

Conocido como potasa cáustica y de fórmula química KOH, es un compuesto inorgánico sumamente desecante, cuya corrosividad natural es aprovechada en aplicaciones como saponificador de grasas (en la obtención de jabón). Su disolución en agua es exotérmica, es decir, genera energía calórica.

Hidruro de Sodio

De fórmula NaOH, es una sustancia muy poco soluble de color transparente, clasificado como una base fuerte. Además de eso es un poderoso desecante, ya que almacena enormes cantidades de hidrógeno, por lo que es altamente cáustico y empleado como solvente.

Sulfato de dimetilo

En condiciones normales, este compuesto de fórmula química C2H6O4S es un líquido aceitoso e incoloro, con un ligero olor a cebolla, catalogado como un alquilante fuerte. Es altamente tóxico: carcinógeno, mutágeno, corrosivo y venenoso. Además es medioambientalmente peligroso y volátil, por lo que a menudo se lo ha considerado como una probable arma química.

Fenol (ácido carbólico)

De fórmula química C6H6O y numerosos nombres alternativos, este compuesto en su forma pura es un sólido cristalino blanco o incoloro, que puede sintetizarse a partir de la oxidación del benceno. Es muy demandado en la industria de las resinas, así como en la fabricación de nylon, pero también como componente de fungicidas, antisépticos y desinfectantes. Es fácilmente inflamable y corrosivo.

Cloruro de acetilo

Es llamado cloruro de etanoilo, es un haluro derivado del ácido etanoico, que a presión y temperatura ambiente es incoloro. Es un compuesto inexistente en la naturaleza, ya que en presencia de agua se descompone en ácido etanoico y ácido clorhídrico. Se utiliza como colorante, desinfectante, insecticida e incluso como anestésico, a pesar de ser corrosivo por reacción.

Hipoclorito de Sodio

Conocido como lejía, disuelto en agua, este compuesto de fórmula química NaClO es fuerte oxidante y muy reactivo el con cloro, formando así gases letalmente tóxicos. Ampliamente usado como blanqueador, potabilizador de agua y desifectante, pues en ciertas concentraciones tiene la capacidad de disolver la materia orgánica a contacto.

Cloroformiato de bencilo

Es un líquido oleoso, de olor desagradable que puede ir de lo incoloro a lo amarillento y de fórmula química C8H7ClO2. Riesgoso para el ambiente y los animales acuáticos, se convierte en fosfógeno al calentarse y se vuelve muy inflamable. Es cancerígeno y altamente corrosivo.

Metales alcalinos elementales

Cualquier metal alcalino en su presentación más pura o elemental, como el litio (Li), potasio (K), rubidio (Rb), cesio (Cs) o Francio (Fr), reacciona muy rápidamente con el oxígeno y el agua, por lo que nunca se les ve en la naturaleza en su estado elemental. En ambos casos reaccionan de manera violenta generando mucho calor, por lo que pueden ser irritantes o caústicos.

Pentóxido de Fósforo

Conocido como óxido de fósforo (V) u óxido fosfórico, es un polvo blanco de fórmula molecular P2O5. Es extremadamente higroscópico (desecante), tiene propiedades altamente corrosivas y debe evitarse el contacto. Además, su disolución en agua produce un ácido fuerte que reacciona en presencia de metales generando gases venenosos e inflamables.

Óxido de calcio

Llamada cal viva y de fórmula química CaO, es una sustancia largamente empleada por la humanidad, que la ha obtenido de la roca caliza. Tiene aplicaciones en la construcción y la agricultura, ya que no es tóxico ni corrosivo, pero al mezclarse con agua reacciona exotérmicamente.

Amoniaco concentrado

Normalmente el amoníaco, un gas incoloro de olor repulsivo compuesto por nitrógeno (NH3), se produce en diversos procesos orgánicos que lo eliminan al medio ambiente debido a su toxicidad. De hecho, se halla presente en la orina humana. Sin embargo, muchas de sus concentraciones exhalan gases corrosivos y altamente dañinos para el ambiente, sobre todo en sustancias como el anhídrido de amoníaco.

Nuestros recubrimientos SIESA de PTFE (Teflon) PFA Y PP son una solución eficaz a la hora de tener instalaciones que puedan llegar a estar en contacto con alguna de estas sustancias altamente corrosivas e inflamables, ademas de otras mencionadas en nuestra guía de resistencia química,


Fuentehttps://www.ejemplos.co/20-ejemplos-de-sustancias-corrosivas/#ixzz5w7QyCJvq

Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe artículos relevantes, anuncions a eventos e información importante del sector.

Muchas gracias. Estamos en contacto.